Latinos: Somos Simbolo de Grandeza en las Grandes Ligas y Estados Unidos

Vamos para ocho meses en el calendario y no estoy trazando la temporada actual del béisbol organizado. Don Quijote en estos tiempos le hubiera comentado a su inseparable Sancho sobre lo bárbaro e inverosímil de cosas veredes que muchos ni nos imaginamos se iban a vivir en el siglo 21 en los Estados Unidos.

Vivimos en un momento embarazoso de aversión, enemistad, odio, tirria y muchas palabras más que pudiéramos listar que bajo ningún concepto se deberían aceptar en el mundo de hoy.

Como en la antigua Grecia y Roma, hoy en los Estados Unidos entre tantos tipo de ataques que se han vuelto de moda cuanta estatua y monumentos hay a través de los 50 estados –ojo que llegara en su momento la ola a sus territorios – se anda levantando cuanta excusa posible para su destrucción.

La historia es historia y cada cual con sus ideas pero si un latino desea escapar de esta triste realidad uno de pocos lugares donde hay deferencia y respeto es en los diamantes del deporte del guante y el bate. El mejor béisbol no solo es apellidos Blackmon, Harper, Kershaw, Turner y Trout sino también en los terrenos están entre tantos los Altuve, Arenado, González, Lindor, Machado, Molina y Puig. El que bien lee sabe por donde voy en esta columna y eso que no estoy viajando lejos en este escrito con los Gregorius, Ichiro, McCutchen y Stanton-Cruz.

Nada es sorpresa en estos instantes pero hay uno que buscará hacer daño. Los latinoamericanos no importa donde y el tiempo que lleven residiendo en las 50 estrellas son objetivo de una minoría con actual onda de fervor de desprecio y rencor.

Nadie debe olvidar que en la Gran Manzana del lado Yankee del Bronx en Monument Park junto entre otros DiMaggio, Mantle, Mattingly y Ruth están también los Jorge Posada, Mariano Rivera y Bernie Williams.

Un número de estatuas que obviamente son de orgullo latinoamericano y a su vez son de honra en las ciudades donde dieron sus grandeza como peloteros están hoy erigidas las de Luis Aparicio y Minnie Miñoso en el Guaranteed Rate Field en Chicago; Rod Carew en Target Field, en Minnesota; Orlando Cepeda y Juan Marichal en AT & T Park en San Francisco; Roberto Clemente en PNC Park en Pittsburgh y Tany Pérez en el Great American Ball Park en Cincinnati.

Todo esto una muestra de la huella del latino que viene a dar lo mejor en los Estados Unidos y hay que proteger lo nuestro .

Por cierto, es hora que no más homenajes especiales como en los Juegos de Estrellas del 2001 y esta campaña en Miami. Que verdadero fanático del béisbol no conoció a estas fechas un Vladimir Guerrero, Edgar Martínez, Iván ‘Pudge’ Rodríguez y Omar Vizquel.

Hoy andan marcando historia entre otros Adrian Beltré y Albert Pujols y ojo con jovenes entre otros José Abreu, Carlos Correa y Marcell Osuna. El latinoamericano es especial de por si.

Una sola voz de unidad en tiempos difíciles es poder. Como posible hubiese dicho otro grande Felo Ramírez …. los latinoamericanos nos llevamos la cerca.

Anuncios

Latinos: Bate de Plata y Guante de Oro Tercer Cuarto Temporada Grandes Ligas 2017

En este instante estamos en el trazo de sobre tres cuartas partes de esta temporada 2017 y es tiempo que se incrementan los trayectos individuales de muchos jugadores para los reconocimientos de mayor importancia que confieren las Grandes Ligas.

Puede que falte tramo hasta el otoño pero entre galardones y honores, dos que muchos asiduos siguen bien cercano son los de Bate de Plata y Guante de Oro.

Es cierto que como va corriendo la campaña van cambiando los nombres pero en este momento para ir calentando la discusión aquí están nuestros candidatos de sangre latinoamericana que van con buen paso al presente para Bate de Plata y Guante de Oro y como siempre el tiempo dirá y ellos son:

BATE DE PLATA
LIGA AMERICANA
C-Salvador Pérez, Reales de Kansas City
1B-José Abreu, Medias Blancas de Chicago
2B-José Altuve, Astros de Houston
3B-José Ramírez, Indios de Cleveland
SS-Jean Segura, Marineros de Seattle

LIGA NACIONAL
3B-Nolan Arenado, Rockies de Colorado
OF-Marcell Ozuna, Marlins de Miami

GUANTE DE ORO
LIGA AMERICANA
C-Martín Maldonado, Angelinos de Los Angeles
SS-Francisco Lindor, Indios de Cleveland
OF-Melky Cabrera, Medias Blancas de Chicago

LIGA NACIONAL
3B-Nolan Arenado, Rockies de Colorado
SS-Freddy Galvis, Phillies de Philadelphia
OF-Ender Inciarte, Bravos de Atlanta
OF-Marcell Ozuna, Marlins de Miami

Puerto Rico y su Historia en el Salon de la Fama Grandes Ligas

Iván Rodríguez hace par de semanas atrás fue residenciado a la inmortalidad del béisbol organizado en el Salón de la Fama en Cooperstown. Enhorabuena, el hombre mejor conocido como ‘Pudge’ recibió su reconocimiento de sus temporadas que fueron de gran sinónimo con los Rangers de Texas y de sus proezas como uno de los héroes del campeonato mundial en el 2003 de los Marlins de Florida.

En su propio Puerto Rico algunos puede que le agreguen al resume de Rodríguez los años que también jugo con los Tigres de Detroit, Yankees de Nueva York, Astros de Houston y los Nacionales de Washington.

A estas fechas, muchos ya saben que Rodriguez fue el cuarto boricua en ser exaltado al pabellón de los inmortales en la historia pero cuando se va a historia especifica borincana no es culpa que las generaciones nuevas en su propio terruño que no se acuerden o simplemente no conozcan que su comienzo profesional fue con los Criollos de Caguas.

Muy similar, en un examen a jóvenes que siguen el deporte del guante y el bate hoy día pueden sacar en un pareo perfecto que Roberto Clemente fue un Pirata de Pittsburgh; Orlando Cepeda el mayor recuerdo es como Gigante de San Francisco y Roberto Alomar como Azulejo de Toronto. El cuasi boricua Tany Pérez fue uno de los grandes de la Maquinaria Roja de Cincinnati.

Para Cepeda y Pérez quedaron en el olvido sus años como Cangrejeros de Santurce; Clemente como Cangrejero y capitán de los Senadores de San Juan y Alomar entre uniformes como Senador, Criollo de Caguas y León de Ponce.

Si entra en un futuro al Salón de la Fama Edgar Martínez todo fan lo conoce como ‘Mr. Mariner’ de Seattle pero quedan relegadas sus temporadas como Senador o Metro de San Juan.

Una temporada más de la liga profesional de Puerto Rico está anunciada para comenzar en el mes de noviembre y es una realidad casi todos los grandes liga del pasado y del presente del propio patio dieron sus primeros pasos como profesional. En tiempos recientes si no fueron al parque muchos se perdieron a entre otros a Javier Báez como Cangrejero, Eddie Rosario con los Indios de Mayagüez y en diferentes temporadas a Carlos Correa, Francisco Lindor y Yadier Molina como miembros de los Gigantes de Carolina.

Hoy con honra y satisfacción los hoy dirigentes de liga mayor Dusty Baker (Washington), Bruce Bochy (San Francisco) y Don Mattingy (Miami) recuerdan sus tiempo cuando una vez fueron Cangrejero, Vaquero de Bayamón y Criollo respectivamente. Con buena onda también en momentos nos dicen hoy actuales jugadores de grandes liga.

Es cierto que no se puede vivir en el pasado pero siempre las ligas invernales son paso para muchos para llegar a su meta que son las ligas mayores. En el caso de Puerto Rico la palabra es apoyo a los que jueguen no importa nombres porque quien sabe para el futuro.

Tal como comenzamos esta columna no solo boricuas sino grandes nombres de la historia jugaron en Puerto Rico. Para ir calentando para el invierno, aquí están para los amantes de la historia o simples curiosos los jugadores que vieron acción en la liga profesional de Puerto Rico y hoy están exaltados en Cooperstown y ellos son:

Martín Dihigo
Johnny Mize
Joshua Gibson
James “Buck” Leonard
Raymond “Talua” Dandridge
Satchell Paige
Leon Day
Roy Campanella
Johnny Bench
Tom LaSorda
Jim Palmer
Bob Gibson
Steve Carlton
Fergunson Jenkins
Sandy Koufax
Phil Niekro
Orlando Cepeda
Tany Pérez
Robin Yount
Mike Schmidt
Willie Wells
Roberto Clemente
Larry Doby
Monte Irvin
Reggie Jackson
Willie Mays
Frank Robinson
Hank Aaron
Rogers Hornsby
Jim Bunning
Earl Weaver
Sparky Anderson
Hilton Smith
Wade Boggs
Cal Ripken Jr.
Tony Gwynn
Rick Gossage
Rickey Henderson
Roberto Alomar
Iván Rodríguez

Roberto Clemente: Grandes Liga Para la Historia

Una vez el ex-Comisionado de las Grandes Ligas Bowie Kuhn dijo que cuando se hablaba de Roberto Clemente era platicar de un hombre de pura realeza. En aquella ocasión disertaba como la figura de Clemente iba más allá de ser un súper estrella. Para estas fechas, Clemente quien sabe si hubiese estado entre nosotros a sus 83 años de edad pero hoy es hoy hizo y no hay quien borre todo lo que hizo en su carrera de pelotero dentro y fuera del terreno de juego.

No voy a entrar en asuntos de fe como andan rondando varias columnas en los Estados Unidos y Puerto Rico pero son tantos atributos y reconocimientos que por tal razón su vida esta plasmada en un sin número de libros, obras de teatro y su figura se levanta en estatuas en varias ciudades de los Estados Unidos y Puerto Rico.

Bien recordamos en el 2013, una cadena de televisión lo nombró como el latino más influyente en el mundo deportivo en los Estados Unidos.

En estos momentos que se celebra su natalicio aproveche la ocasión para discutir con jóvenes del presente sobre Clemente pero de entrada para muchos su estampa es que fue un gran pelotero pero sus números ofensivos han sido rebasados por otros a través de los tiempos en las mayores. Para esta generación que algunos los llaman como los “Y” reconocen sus honores pero lo ven como una figura de esos mitos del béisbol como Babe Ruth y Jackie Robinson.

Hay que entender que la actual generación en su propio terruño los que reconocen son entre otros a los Javier Baez, Carlos Beltrán, Carlos Correa, Francisco Lindor y Yadier Molina. Son honestos los muchachos de hoy día en Borinquén que bien te dicen chevere lo que fue la reciente exaltación de Iván Rodríguez recientemente pero te admiten que no lo vieron jugar así que se pueden imaginar cuando conversamos sobre Clemente, un Orlando Cepeda, Roberto Alomar o Tany Pérez.

Hoy ellos mismos no son tan interesados en las proezas filantrópicas sino el valor económico de cuanto puede producir un pelotero para su equipo. “Cool” es Giancarlo Stanton que tiene un contrato de sobre $325 millones para dar cuadrangulares y entre latinoamericanos Miguel Cabrera y Albert Pujols tienen actuales contratos que rebasan los $240 millones para dar palos y producir números de “hall of fame”.

No olvidemos que el grande que jugó para los Piratas de Pittsburgh en toda su carrera no llegó ni a $800,000 según datos de sus contratos. Números en billetes de hoy día hubiesen sido muy diferentes para un grande que obtuvo una carrera de 18 campañas siendo un 15 veces Todo Estrella; 12 Guantes de Oro; 4 veces campeón bate de la Liga Nacional; Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 1966 y Más Valioso en 1971 en Serie Mundial.

Por cierto, no le echemos culpa a las generaciones actuales porque si vamos atrás en el tiempo no fue realmente que hasta en el mismo norte no se le reconoció como ‘The Great One’ hasta el 30 de septiembre de 1972 en una tarde fría y nublada en el Estadio Tres Ríos de la Ciudad de Pittsburgh que el ídolo de la Isla del Encanto conectó su indiscutible número 3,000 en su carrera. Un doble entre el bosque izquierdo y central que llegó hasta la verja frente al lanzador Jon Matlack de los Mets de Nueva York.

Por cosas de la vida fue su último imparable en temporada regular en su carrera. Esa campaña conectó solamente después cuatro hits en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional frente a los Rojos de Cincinnati.

El resto es historia. Clemente le fue retirado su número 21 por la organización de los Piratas; fue exaltado en 1973 al Salón de la Fama y el béisbol organizado entrega anualmente un galardón que lleva su nombre aquel pelotero que se exalta dentro y fuera del terreno de juego.

La historia es cultura e identidad. Clemente fue un verdadero grandes liga en todos los sentidos de la palabra y una vez más, para estas fechas esta columna le pertenece al que el mundo no debe olvidar.

Jose Altuve: Promedio de Bateo para la Historia Grandes Ligas

La temporada grandes liga continua en su camino hacia su desenlace de último cuarto de su calendario y por las razones que sean muchos a estas fechas rehuyen el nombre de José Altuve.

Tal como ante dicho, estamos casi a tres cuartas partes cumplidas de esta campaña y se escuchan un sin número de nombres y algún os andan olvidando el del segunda base de los Astros de Houston quien sin duda alguna debe estar en la pelea por el ‘MVP’ de su circuito americano.

A la fecha de esta columna, el vinotinto Altuve está de líder en hits, dobles, porcentaje de ocasiones en base y promedio de bateo en la Liga Americana. Es muy cierto que todavía queda pelota por jugarse en los diamantes pero pocos se han dado cuenta que va en pos de su cuarta temporada consecutiva con 200 hits conectados en una temporada y más aun va en buena lid de terminar la campaña con su mejor promedio en su carrera.

Volvemos, falta béisbol pero de terminar Altuve al ritmo que va de .364 de promedio de bateo se uniria al exclusivo grupo de Rod Carew, Rico Carty y sus compatriotas Andrés ‘El Gato’ Galarraga y Magglio Ordoñez en ser únicos en cerrar una campaña con sobre .360 de promedio en la historia de las Grandes Ligas.

Altuve si lograra ese número seria su mejor promedio de bateo en su carrera. Superior al de sus dos coronas previas de bateo en el 2014 (.341) y 2016 (.338). A todo esto lo logre o no esto de los .360, sí termina como campeón bate estaría repitiendo como monarca en el circuito americano y estaría manteniendo tal monarquía para su Venezuela. Desde el 2011, Altuve y Miguel Cabrera han compartido ser los únicos reyes en promedio de bateo en la Americana.

Mientras continua el correr de la actual campaña, para los amantes de la historia o simples curiosos estos son los sangre latinoamericana con mejores promedio de bateo en una temporada en la historia de las Grandes Ligas. Sí Altuve se une a esta lista solo el tiempo lo dirá.

Rod Carew, 1977, .388 / 1974, .364 / 1975, .359 / 1973, .350
Andres Galarraga, 1993, .370
Rico Carty, 1970, .366
Magglio Ordoñez, 2007, .363
Albert Pujols, 2003, .359 / 2008, .357
Alex Rodríguez, 1996, .358
Roberto Clemente, 1967, .357 / 1961, .351 / 1969, .345
Edgar Martínez, 1995, .356
Moises Alou, 2000, .355
Manny Ramírez, 2000, .351 / 2002, .349
Miguel Cabrera, 2013, .348 / 2011, .344
Melky Cabrera, 2012, .346
Vladimir Guerrero, 2000, .345
Carlos Delgado, 2000, .344

Don Mattingly: Primer Amor Puerto Rico antes que los Yankees de Nueva York

Cuando Don Mattingly llegó al conjunto grande de los Yankees de Nueva York entre tantos grandes nombres de la época dirigido por Yogi Berra se encontraba en ese lineup un Jugador Más Valioso llamado Don Baylor. En esta columna no puedo repuntar si fue uno de sus mentores o no pero en estos momentos quien diría que ambos están unidos en la historia del béisbol. No solo de los Yankees sino Puerto Rico.

Don Baylor, quien falleció este pasado Lunes de cancer, años atrás en Miami nos chachareo cálido y cordial de sus temporadas en la Isla del Encanto con los Cangrejeros de Santurce. En aquel entonces en nuestra charla era el manda más de los Rockies de Colorado. Hoy en la misma ciudad del Sur de la Florida quien fuese su compañero de equipo en el Bronx por dos campañas, en 1984 y 1985, es el Dirigente de los Marlins de Miami. La única diferencia es que su afecto y quereres al escuchar Mattingly su nombre como sinónimo de Caguas.

Mucho antes que se supiera de “Donnie Ball” en el Bronx ya en el Valle del Turabo los asiduos de los Criollos conocían un joven que si no hubiese sido por su problema de espalda hoy estaria en Cooperstown.

Mattingly llegó por vez primera a jugar a Caguas en la campaña 1983-1984 bien gracias a una recomendación de Luis’ Tite’ Arroyo. En aquel entonces, Mattingly nos habló como los Yankees no eran partidarios de enviar en aquel entonces a sus prospectos a las ligas de invierno en el Caribe pero bien la organización necesitaba de una primera base. Esa temporada grandes ligas el veterano Ken Griffey, padre fue defensor de la primera almohadilla y muchos críticos entendían era tiempo de darle la oportunidad en aquel entonces al novel de Indiana.

El propio Billy Martin, quien dirigió los Yankees en 1983, entendía que el único ajuste que tenia que hacer Mattingly era batear contra lanzadores zurdos y en aquel instante la calidad de pitcheo podía verla en Puerto Rico. A palo limpio le cayó a los lanzadores zurdos, fue campeón bate de la liga invernal con .368 de promedio y el resto es historia.

Ahora, porque Don Mattingly y Puerto Rico son sinónimo de buen bate para la crónica de los tiempos. Esa primera campaña completa de 1984, Mattingly fue campeón bate de la Liga Americana convirtiendo en el segundo de haber jugado en la liga invernal e inmediatamente ser líder de bateo de un circuito en las mayores. Esa proeza el primero que la logró fue en 1964 el cubano Tony Oliva que de Arecibo a Minnesota fue el mejor ‘bat’ del circuito americano.

Aprovechamos estos días porque también Mattingly y Baylor tienen varias similitudes. Ambos junto a Roberto Clemente y Willie Mays están en los libros de historia hoy porque son los únicos a estas fechas que han sido campeones bate en la liga invernal de Puerto Rico y a su vez más adelante galardonados como Jugador Más Valioso en las Grandes Ligas.

Un asterisco de esos en los libros de record se le puede dar a Roberto Alomar quien fue campeón bate de la liga boricua en dos ocasiones a mediados de la década de los 90’ con los Senadores de San Juan y a su vez tiene en su resumé Jugador Más Valioso en serie post-temporada de campeonato de la Liga Americana y ‘MVP’ en Juego de Estrellas. También a Tany Pérez quien en el uniforme de Santurce fue campeón bate en la campaña 1966 y un año después en el 67’ fue ‘MVP” en Juego de Estrellas.

Ademas, de Mattingly, Baylor, Clemente, Mays y Oliva otro grande que se une en la enciclopedia del béisbol del exclusivo club de campeones bates en ambos, en el invierno borincano y las mayores, lo es Edgar Martínez.

Muy cierto, los tiempos han cambiado respecto a las ligas invernales pero bien el propio Mattingly nos enfatizó que si un jugador tiene la oportunidad de jugar fuera de temporada de verano para llegar algún día a las Grandes Ligas tiene que aprovechar al máximo la oportunidad y poner su mayor empeño ya que es su presente y futuro. Enhorabuena este último mensaje para todos los latinos que algún día quieren llegar al mejor béisbol del mundo. Que por cierto, el mismo Mattingly nos reiteró nunca se olvida.

Don Baylor: Recordado y Admirado por los Latinos

En 1993 cuando los Rockies de Colorado nacieron como franquicia de las palabras de mayor elogio que se escuchaban sobre su dirigente Don Baylor provenían muchas de ellas de su propia tropa de jugadores latinos. De esas entrevistas que uno recuerda en el entonces Pro Player Stadium de Miami uno de sus mayores admiradores era el venezolano Andrés Galarraga.

En aquel dialogo, “El Gran Gato” nos replicaba estar agradecido como Baylor le había cambiado su forma de batear y realmente a la postre los resultados fueron tan positivos que ese año fue un Todo Estrella y campeón bate con .370 de promedio de la Liga Nacional.

Por cierto, esa conversación fue el 31 de Mayo de 1997 día que conectó un cuadrangular con bases llenas que tal fue el de mayor metraje en la historia de aquel estadio otrora casa de los Marlins de Florida.

No importando si fue en sus seis temporadas como manda más de los Rockies o en sus tres como piloto de los Cachorros de Chicago o como coach de bateo con varias organizaciones siempre se escuchaban palabras positivas y de afecto de jugadores latinoamericanos

En esta columna podríamos escribir de sus 19 temporadas en las Grandes Ligas. Entre alardes fue Jugador Más Valioso en 1979 de la Liga Americana; tres veces Bate de Plata; dos veces galardonado con el Premio Edgar Martínez y en 1985 fue el recipiente del Premio Roberto Clemente. Además, fue Dirigente del Año en 1995 en el circuito americano.

Baylor es uno de solo cuatro jugadores en la historia en ser electo Jugador Más Valioso y después en su carrera Dirigente del Año en las mayores. Para los curiosos, los otros tres Kirk Gibson, Frank Robinson y Joe Torre.

Más se puede escribir en otra ocasión. En esta bien podemos apuntar que si igual Baylor era admirado por latinos era reciproco. Atrás en 1993, Baylor nos habló en Miami bastante de uno de sus jugadores favoritos de todos los tiempos y uno de ellos era Roberto Clemente. Y bien nos podia chacharear del apodado “The Great One” porque en su año novel en la pelota invernal de Puerto Rico con los Cangrejeros de Santurce llegó a competir con el en un mismo diamante cuando el gran Clemente jugó su última campaña con los Senadores de San Juan.

Fue tal influencia entre otros de observar a Clemente que esa campaña 1971-1972 fue el campeón bate de la liga profesional de Puerto Rico con .324 de promedio de bateo. Además, terminó líder en dobles y entre mejores en otras varias categorías ofensivas. En aquel entonces pudo ser escogido Jugador Más Valioso pero el premio recayó en uno de los llamados Cangrejero mayor el otrora lanzador Rogelio Moret.

Por cierto, Baylor su nombre esta inscrito en un grupo exclusivo en la Isla del Encanto de solo cuatro jugadores que fueron campeones bate en la liga invernal de Puerto Rico y a su vez Jugadores Más Valiosos en el las Grandes Ligas. Los otros tres, Willie Mays, Roberto Clemente y Don Mattingly.

Por cierto, no le quitemos que también fue grande en Venezuela cuando jugó con los Navegantes de Magallanes y dirigió en el 2011 a los Bravos de Margarita.

Hoy Don Baylor no será olvidado….Que Descanse en Paz !